Desarrollo de Potencial Humano

“En comparación con lo que deberíamos ser, somos a medias;
nuestra leña está húmeda, nuestro esquema refrenado: estamos
empleando sólo una parte de nuestras reservas mentales y físicas”.
William James.

A partir del desarrollo de nuevas dinámicas organizacionales y laborales en las cuales se incluye más el actuar y pensar del ser humano se logra que, a través del quehacer íntimo de cada integrante de la comunidad universitaria (estudiantes, docentes, administrativos, pensionados) y en proyección del reconocimiento de sus necesidades y motivaciones, la División de Desarrollo Humano contemple como pilares fundamentales el desarrollo del potencial humano y la calidad de vida laboral. Estos pilares permiten la proyección de metas personales y la construcción de posibilidades para apalancar el progreso y desarrollo de la Institución de la mano de sus actores sociales, siendo estos constructores particulares de realidades en las cuales sus pensamientos y emociones influyen en el quehacer organizacional y laboral de la División y la Universidad.

En el curso del reconocimiento del otro, se presentan cambios que influyen en el desarrollo del potencial humano los cuales permiten la expansión, equilibrio y posibilidad de cada actor social al Ser a través del Hacer (postulado fundamental en la teoría de las capacidades humanas desarrollada por Martha Nussbaum) esto invita a ser reflejo en la co-construcción de actitudes, aptitudes y habilidades para la vida misma. Por medio del reconocimiento y la construcción del vínculo se le permite a la Institución a través del avance de los logros y las competencias, de motivaciones internas y externas un pleno desarrollo del Ser lo cual repercute en las relaciones y dinámicas propias del Hombre- trabajo; Hombre-grupo; Hombre-Organización y Organización- entorno como propone la psicología organizacional enmarcados en un enfoque humanista y sistémico incluyendo la cultura, los procesos y la estructura de la organización. (Londoño y Arcila, 2013)

El desarrollo del potencial humano entonces estará permeado por la emoción que acompaña esa afinidad en la realización personal y en la búsqueda de referentes para proyectarse hacia otros y hacia el mundo de ahí que sea posible desprender en la realización personal la calidad de vida (laboral y personal), en ser capaz de generar con la empatía un reconocimiento de las necesidades que motivan a otros para desarrollarse. Siempre habrá que contar con el factor sorpresa de que no somos iguales y no hacemos igual. Si bien, reconocemos que la gestión del potencial humano viene dada por el desarrollo de una aptitud/actitud y conocimiento previo que permite compartirlo también se reconoce que existen diferentes dinámicas de transmisión y asimilación de la información que existe y que está dada para formar y permitirle al otro Ser. El desarrollo del potencial humano y la calidad de vida laboral como ejes fundamentales forjan o exaltan habilidades individuales que nos permiten construir en el colectivo.